LEGADO CULTURAL DE LAS “MISIONES JESUÍTICAS EN LA CHIQUITANÍA BOLIVIANA TOPONÍMIA PARA UNA UTOPÍA”

Miguel Ángel Figueroa Fernández fue el protagonista del Aula Cultural de los Ingenieros Industriales, el pasado 9 de octubre, con la conferencia “Misiones jesuíticas bolivianas en La Chiquitanía. Toponimia para una utopía. El Legado". Se trataba la segunda parte de esta temática, que ya fue impartida el pasado mes de marzo en este ciclo.

Una vez más se abordó la estancia de los jesuitas, durante los siglos XVII y XVIII en la región de la Chiquitanía, al este de Bolivia, centrándose en este caso en el legado cultural que dejaron en este país. Esa sociedad utópica, reflejo del buen salvaje de Tomás Moro, que los jesuitas lograron establecer, ofreció una amplia muestra del legado del arte, fusión del mundo europeo e indígena, entre los indios de esa parte de América Hispana, apoyados por la Corona, con interesantes muestras gráficas de la urbanización de las poblaciones (reducciones) con su plaza central donde se celebraba la vida social y cultural, de los edificios religiosos barrocos construidos con madera y ramajes, de sus pinturas y decoraciones y de la música barroca misional que actualmente se sigue cultivando y es Patrimonio de la Humanidad. También tuvimos una emotiva conexión por La Red con la directora de la Escuela Taller de Concepción, que se encarga de mantener y continuar en la sociedad actual la cultura que los españoles creamos en Hispanoamérica.

Figueroa es Licenciado en CC.PP. y Sociología. Univ. Complutense de Madrid. Además, es ingeniero Técnico Industrial por la Universidad de Cantabria; diplomado en Urbanismo. I.E.A.L. / I.N.A.P; ex funcionario de la Administración del Ayuntamiento de Madrid y del Gobierno de Canarias y consultor en SST, del Ministerio de Empleo de España en Sudamérica.